Cuba se prepara para la reapertura al turismo internacional

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Clasificación:
( 1 Rating )

turismo apertura fronteras cuba coronavirus

Tras la decisión de reabrir las fronteras a partir de la segunda quincena de noviembre, Cuba se prepara con vistas a recibir a los viajeros internacionales.

Juan Carlos García Granda, titular del Ministerio de Turismo (Mintur), explicó durante su comparecencia en el programa radio televisivo Mesa Redonda que esta medida requiere del apoyo de todos los sectores de la economía del país.

Debemos restablecer la actividad con altos estándares de calidad y satisfacción, y los trabajadores deberán interiorizar la responsabilidad del cumplimiento de los protocolos sanitarios establecidos, expresó.

García Granda expuso que se trabaja en el acondicionamiento de los aeropuertos, a la vez que se negocia con las aerolíneas y turoperadores, e igualmente dijo que se prevé la apertura de toda la red extrahotelera.

Destacó que este sector es la principal locomotora de la economía cubana y juega un papel dinamizador del resto de las esferas del país como lo es, por ejemplo, la industria nacional, la cual abastece el 75 por ciento de las ofertas en materias primas e insumos a los centros hoteleros del archipiélago cubano.

Con más de 100 mil trabajadores, García Granda abundó que el reinicio de las actividades potenciará también el empleo estatal, además del impulso a los cuentapropistas vinculados al renglón.

Los últimos datos de la Organización Mundial de Turismo muestran que, durante los cinco primeros meses del 2021, los destinos mundiales registraron 460 millones menos de visitantes, comparados con igual periodo del 2019, comentó el funcionario.

El titular del Mintur subrayó que, desde el 1 de enero hasta el 31 de agosto del año en curso, ingresaron a Cuba apenas 163 mil 743 visitantes internacionales, lo que representa dos millones 900 mil turistas menos que en la etapa anterior a la pandemia.

Añadió que a esto se le suma el impacto negativo del recrudecimiento del bloqueo económico y financiero de los Estados Unidos hacia Cuba, cuyas medidas afectaron la llegada de cruceros al archipiélago.

Igualmente fueron prohibidos los vuelos regulares desde esa nación al interior de Cuba, se incluyó a la mayor de las Antillas en la lista de países patrocinadores del terrorismo y se incorporaron instalaciones del turismo en el listado de entidades cubanas restringidas, abundó.

Recordó, además, que en marzo de 2020, tras el complejo escenario epidemiológico mundial, la actividad turística se redujo a cero y desde esa fecha solo pudieron operar algunas instalaciones localizadas en los cayos, Varadero y La Habana.

Esta nueva etapa que iniciará en noviembre no solo se trata de la economía, sino del bienestar de la población y de contribuir al impulso de una nueva normalidad en el país, concluyó.

María del Pilar Macías, directora general de Operaciones y Calidad del Mintur, abundó en el tema ante la preocupación de muchas personas de que alguna flexibilización de las medidas anti COVID-19, respecto al arribo masivo de visitantes extranjeros, pudiera afectar los avances del país en esta batalla, aun cuando para entonces se prevé que más del 90 por ciento de la población cubana esté vacunada.

Explicó que en aras de lograr la seguridad en toda la cadena de valor turístico, en coordinación con las autoridades de Salud Pública se ha diseñado un programa que incluye la certificación de las instalaciones con su correspondiente visto bueno, de las que ya hay 586 con esa condición, pero en el transcurso de los 60 venideros días volverán a revisarse.

Informó que habrá también un proceso de capacitación dirigido a elevar la percepción de riesgo en los colectivos, de determinar en un centro los puntos críticos y que las medidas epidemiológicas sean allí un traje a la medida, además que se insistirá en la protección individual de cada trabajador, en el uso de los medios con ese fin, y en el distanciamiento físico con vistas a evitar cualquier contagio de la enfermedad.

La directiva precisó que hoy suman 45 mil los trabajadores del turismo ya vacunados, y por estos días se inmunizan contra el virus los colectivos de los polos Guardalavaca, en Holguín, y Trinidad, en Sancti Spíritus, y la cifra además de ir en aumento abarcará a transportistas, aduaneros y personal de los aeropuertos.

Reiteró que a los protocolos higiénico-sanitarios a la llegada de los viajeros estarán centrados en la vigilancia de pacientes sintomáticos y la toma de temperatura, además de que se realizarán pruebas diagnósticas de manera aleatoria, y se les exigirá el certificado de vacunación o los resultados negativos de algún PCR realizado con 72 horas de anticipación a su viaje a Cuba.

En caso de que alguno diera positivo sería trasladado hacia los hoteles-hospitales creados al efecto, explicó la funcionaria al subrayar que el personal del turismo está entrenado para dar seguimiento a visitantes con síntomas de la enfermedad.

También se supo de cómo en todos estos meses de combate a la COVID-19 valiosa ha sido la contribución de los hombres y mujeres de la industria sin chimenea, pues 79 instalaciones hoteleras se convirtieron en centros de aislamiento de pacientes, incluidas las del Campismo Popular, y 21 hoteles se habilitaron como hospitales incluyendo cuatro con carácter de pediátricos.

Al decir de Ivis Fernández Peña, delegada del sector en la provincia de Matanzas, en todos los lugares del país donde se necesitó del aporte de los trabajadores del turismo ellos asumieron con alto sentido de responsabilidad, seriedad, entrega y dedicación junto a los de otras ramas socioeconómicas, en especial el personal de la salud.

A su vez, en medio del cierre temporal de las instalaciones, en muchas se ha trabajado por mejorar sus áreas y servicios, por renovar la planta hotelera y extrahotelera con sistemas tecnológicos e innovación más avanzados, con eficiente conectividad y cobertura a través de la Wifi, también en los aeropuertos.

Pero aquí al 15 de noviembre es bien intenso el trabajo por hacer expresó Juan Carlos García Granda, pues hay que acondicionar los aeropuertos, puertos o marinas, captar fuerza de trabajo, incluyendo la preparación del sector no estatal con sus casas de renta, negociar con las aerolíneas y turoperadores y engrasar diversos mecanismos, en especial la seguridad higiénico-sanitaria.

Fuente: ACN

Escribir un comentario

Noticias

Ejemplo de Imagenes